Elogio oportuno al profesor Raúl Rizo Rodríguez

CARTA A LA DIRECTORA

 

 

Elogio oportuno al profesor Raúl Rizo Rodríguez

 

Appropriate praise to Professor Raúl Rizo Rodríguez

 

 

Dr. C. Ricardo Hodelín Tablada*

Hospital Provincial Docente Clinicoquirúrgico "Saturnino Lora Torres", Universidad de Ciencias Médicas, Santiago de Cuba, Cuba.

 

 


 

 

Santiago de Cuba, 27 de enero de 2016

A: Dra. C. Luisa Acosta Ortega

Directora de la revista MEDISAN

Estimada directora:

He leído con atención el artículo "Dr. Raúl Ramón Rizo Rodríguez: un paradigma de la Fisiología en Santiago de Cuba",1 y quedé sinceramente conmovido, por lo que felicito a sus autores. Celebraciones de este tipo deben escribirse sobre muchos de nuestros profesores insignes que, día a día, se esfuerzan por mantener en alto la docencia en este centro de estudios, que hoy se denomina Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba, y en las instituciones asistenciales adjuntas. Me resultó tan emotivo el artículo, que me animé a realizar algunos comentarios, que publico con marcada intención en este mes, como sentido reconocimiento al Profesor Rizo, quien el 13 de marzo estará de cumpleaños.

Fui su estudiante en el pregrado y desde aquellos tiempos, en los predios universitarios, lo tengo entre mis paradigmas. He tenido la dicha de que me acompañara en mi ejercicio de predefensa doctoral y en otros contextos académicos. Confieso, además, que es algo así como el consultor que con tacto preciso y maestría sorprendente me ha orientado, paso a paso, sobre la mejor manera de lograr una buena actividad académica, ya sea como presidente de un tribunal estatal, en la defensa del tema doctoral o en los ejercicios en opción a la categoría docente de Profesor Titular. Meticuloso al extremo, el Profesor Rizo tiene una habilidad sorprendente para enseñar con capacidad vivencial y no olvidar el mínimo detalle, que va desde la inflexión de la voz hasta la manera correcta de pararse ante el auditorio. Luego, en diálogo estrecho, me comenta sus anotaciones y mucho disfruto de tan atinadas críticas.

En consonancia con lo anterior, es justo subrayar que este Maestro de la Pedagogía ha escrito un grupo de orientaciones metodológicas sobre los diferentes tipos de ejercicios que se evalúan en los exámenes de oposición para la promoción a las categorías docentes. Estos valiosos documentos, algunos de ellos inéditos, se buscan con avidez por los optantes y circulan de mano en mano durante la preparación de los colegas. Los que admiramos sus excelentes cualidades, hemos lamentado que no haya sido escogido en el grupo de especialistas al que, alguna vez, le otorgaron el grado científico de Doctor en Ciencias Médicas.

En cierta ocasión viajamos juntos a la capital para participar en la sesión final del Concurso Premio Anual de la Salud: él en condición de jurado y yo como autor finalista. Fue un viaje inolvidable, conversamos de temas diferentes; eran tan interesantes sus reflexiones, que nos sorprendía la madrugada en plena plática. Dos veces usó un término desconocido para mí; no quise demostrar mi desconocimiento y al regreso fui a hurgar en el Diccionario de la Real Academia Española, donde supe lo que significaba la enigmática palabra que, por supuesto, incorporé con gusto a mi vocabulario. Es que el Profesor Rizo es ejemplo del verdadero pedagogo, un hombre que enseña constantemente.

Reseño también su amplia cultura que le permite disfrutar de un buen libro, escuchar música o participar en diferentes actividades culturales; allí estaba cuando se inauguró, en el centro de la ciudad, la estatua erigida al trovador santiaguero. Pocos conocen que se le da bien el feeling y ha cantado en escenarios públicos. El talento musical lo heredó de Enma, su madre, y hoy todavía el galeno toca con acierto la guitarra. Otra virtud que no puedo dejar de mencionar es su capacidad para cultivar una bella familia, donde reina Zuzel, a quien ama y cuida con pasión. Aprovecho entonces para socializar el pensamiento martiano que le regalé en ocasión de un fin de año: "Son las familias como las raíces de los pueblos; y quien funda una, y da a la patria hijos útiles, tiene, al caer en el último sueño de la tierra, derecho a que se recuerde su nombre con respeto y cariño".2

Del artículo destaco que recoge en síntesis, de manera integral, la trayectoria de este maestro, desde su procedencia campesina, su paso como trabajador por el Banco Nacional de Cuba, hasta graduarse de médico y convertirse, a fuerza de estudio y dedicación, en el ilustre profesional que es hoy. Si alguna objeción pudiera hacerse, es en relación con el título, bien puede decirse que el protagonista del mencionado perfil biográfico es paradigma de la Fisiología no solo en Santiago de Cuba, sino también en todo el país. Su laboreo constante en el tráfago de la Fisiología cubana es válido para un reconocimiento mayor.

Finalmente, considero que el Profesor de Mérito Raúl Ramón Rizo Rodríguez reúne integridad trascendente para que sea investido con el título de Doctor Honoris Causa por esta institución, a la que ha dedicado más de 45 años de entrega total; bien lo merece y estoy seguro que sus alumnos estaríamos muy felices de acompañarlo en momento tan importante. Llegue mi abrazo y todo mi afecto en su cumpleaños porque, como escribiera el Apóstol, "el elogio oportuno fomenta el mérito".3

* Jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Provincial Docente Clinicoquirúrgico "Saturnino Lora Torres" de Santiago de Cuba.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Agramonte Vargas N, Marcos Agramonte C. Dr. Raúl Ramón Rizo Rodríguez: un paradigma de la Fisiología en Santiago de Cuba. MEDISAN. 2015 [citado 26 Ene 2016]; 19(8). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S1029 -30192015000800016&script=sci_arttext

2. Martí Pérez J. Justo pésame. Patria, Nueva York, 21 de febrero de 1894. En: Valdés Galarraga R. Diccionario del pensamiento martiano. 4 ed. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 2007.
p. 204.

3. Martí Pérez J. Sobre los oficios de la alabanza. Patria, Nueva York, 3 de abril de 1892. En: Valdés Galarraga R. Diccionario del Pensamiento Martiano. 4 ed. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 2007. p. 152.

 

 

Recibido: 27 de enero de 2016.
Aprobado: 27 de enero de 2016.

 

 

Ricardo Hodelín Tablada. Hospital Provincial Docente Clinicoquirúrgico "Saturnino Lora Torres", avenida de los Libertadores s/n, entre calles 4ta y 6ta, reparto Sueño, Santiago de Cuba, Cuba. Correo electrónico:rht@medired.scu.sld.cu



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.