Mirtha Yris Cedeño Rodríguez: una bibliotecaria médica de excelencia

 

Perfil biográfico

 

Mirtha Yris Cedeño Rodríguez: una bibliotecaria médica de excelencia

Mirtha Yris Cedeño Rodríguez: a medical librarian of excellence

 

Lic. Elaine Duperet Cabrera1* https://orcid.org/0000-0003-4388-7927

Lic. Giselle Velez Fernández1 https://orcid.org/0000-0003-4034-9410

 

1Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas, Universidad de Ciencias Médicas. Santiago de Cuba, Cuba.

 

*Autor para la correspondencia. Correo electrónico: elained@infomed.sld.cu

 

RESUMEN

Con este artículo se quiso realzar las cualidades humanas y el quehacer científico de Mirtha Yris Cedeño Rodríguez, bibliotecaria médica santiaguera, quien durante su etapa laboral se caracterizó por una actitud digna en la atención a numerosos profesionales de diversas especialidades biomédicas, mediante asesorías, docencia, búsquedas bibliográficas, entre otros servicios bibliotecarios, con lo cual contribuyó, desde su modesta tribuna, a la formación de ellos y a la mejoría de la salud pública en Cuba. Actualmente está felizmente jubilada.

Palabras clave: bibliotecólogos; bibliotecas médicas; personajes; centros de información.

 

ABSTRACT

With this work we wanted to enhance the human qualities and  scientific daily tasks of Mirtha Yris Cedeño Rodríguez, medical librarian from Santiago de Cuba who was characterized by a worthy attitude in the service to many professionals of diverse biomedical specialties during her working years, by means of consultancies, teaching, literature searching, among other librarians services, with which contributed, from her modest tribune, to their training and  improvement of the public health  in Cuba. At the moment she is happily retired.  

Key words: librarian; medical libraries; important figures; information centers.

 

 

Recibido: 16/12/2019

Aprobado: 26/12/2019

 

 

Introducción

 “Los bibliotecarios son guías turísticos de todo el conocimiento”.

Patrick Ness

La primera biblioteca médica de la que se tiene referencia en Cuba data de 1848, cuando se creó la Junta Superior de Sanidad; institución que se reorganizó en 1890 en la Secretaría de Sanidad, con donaciones de médicos eminentes de la época y, más tarde, en 1934, se convirtió en la biblioteca del Instituto Finlay.

Durante la década de los años 60 del pasado siglo se incrementó el personal y el presupuesto para la Biblioteca de la Escuela de Medicina, la que con posterioridad pasó sus fondos documentarios a la hemeroteca del recién creado Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas (CNICM). En 1973 esta se convirtió en lo que hoy se conoce como Biblioteca Médica Nacional (BMN).

En la medida en que se fueron desarrollando los servicios de salud en el país, surgió la necesidad de extender la cobertura informativa a todo el territorio nacional. De tal manera, se amplió la Red de Bibliotecas Médicas a lo largo de la isla, al mismo tiempo que se incrementó el número de centros provinciales de información de ciencias médicas y de otras unidades de información más pequeñas, conocidas con el nombre de libreros. Por otro lado, la creación de la Escuela de Técnicos Medios en Bibliotecología Médica en la segunda mitad de la década de los años 60, preparó el terreno para que las antes referidas instituciones pudieran contar, al ponerse en funcionamiento, con el personal calificado para responder a las necesidades informativas de los usuarios.(1)

Más tarde, en 1968, algunos representantes del CNICM impartieron un curso para formar bibliotecarias médicas —una por provincia— en aulas preparadas para ese fin, en el mismo edificio, de manera que la primera graduación se produjo en octubre de 1970.(2)

Luego, en el año 1971, partió hacia La Habana, con la finalidad de formarse como bibliotecaria en el Politécnico de la Salud Carlos J. Finlay, ubicado en Oquendo, el primer grupo de compañeras de las provincias orientales, del cual la primera laureada fue Mirtha Yris Cedeño Rodríguez, en 1973.

Con este artículo se busca resaltar de modo muy especial la vida laboral de esta destacada bibliotecaria, quien ha sido ejemplo del trabajo en la Red de Bibliotecas Médicas de Santiago de Cuba, de la cual es fundadora.

 

 

Vida de humildad y tenacidad

Mirtha nació en Alto Songo, Santiago de Cuba, y sus padres, de procedencia campesina, no imaginaron que, aquel 27 de febrero del año 1953, traían al mundo a una bibliotecaria por vocación, con una ferviente voluntad de ofrecer el mejor de los servicios al usuario más exigente y al más sofisticado investigador; tampoco imaginaron que a los 27 años, luego de militar en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) (fig. 1), se le realizaría el crecimiento para formar parte del Partido Comunista de Cuba, donde ha ocupado múltiples cargos en los diferentes núcleos a los que ha pertenecido, desde Secretaria General hasta miembro de su Comité.

 

Fig. 1. Mirtha en sus inicios laborales (como militante de la UJC)

 

Mirtha es miembro de la Asociación Cubana de Bibliotecarios y de la Red Provincial de Bibliotecas Médicas (fig. 2). Hasta octubre de 2019 —fecha en que se jubiló— fue trabajadora del Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas (CPICM) de Santiago de Cuba (fig. 3), pero su actividad laboral comenzó en el año 1973, tras ser ubicada en la primera biblioteca médica de esa provincia, situada en el Hospital Provincial Docente Clinicoquirúrgico “Saturnino Lora Torres”.

 

Fig. 2. Mirtha Yris (vestida de rojo) con las compañeras de la Red Provincial de Bibliotecas Médicas

 

CPICM

Fig. 3. Mirtha Yris (en el centro, vestida de zul) con sus compañeros del CPICM

 

Se ha mantenido inmersa en su labor informativa desde que supo que deseaba ejercer esta profesión para toda su vida; por ello, siempre se ha autopreparado, buscando ofrecer la mejor atención a todo aquel que llegara a ella con la necesidad de encontrar esa acertada documentación.

Cuando las tecnologías de la información y las comunicaciones comenzaron a despuntar en Cuba, específicamente en el sector de la salud, ya Mirtha suponía la gran repercusión de estas para recuperar con más facilidad y rapidez mayor cantidad de bibliografía biomédica, lo cual significaba mejoría para la salud de la población cubana. Así, se insertó a todos los cursos que pudieran aportarle los conocimientos y las habilidades hasta llegar a dominar los programas informáticos necesarios, en función de identificar y organizar la información que pudiera serle útil a cada usuario.

 

La combinación exacta

Pero no solo se trata de cómo Mirtha ha dedicado más de la mitad de su vida a la instrucción y a ofrecer un servicio más eficiente a los profesionales de la salud, lo cual ha hecho con la mayor entrega, responsabilidad y seriedad posibles; sino, además, del amor y la amabilidad con que ha llevado a cabo todas sus tareas.

No hubo usuario que llegara a ella y se fuera con las manos vacías, sin información o colaboración de algún otro tipo relacionada con la profesión bibliotecaria, ni que recibiera otro trato de su parte que no fuera el de la ayuda y la cordialidad.

Sabe llevar el trabajo, la amistad y la familia de la mano, pues, aunque ha sido más que cumplidora en el plano laboral, cuida de su familia con todo esmero y dedicación, y asimismo acude con premura cuando una amiga (o amigo) requiere su presencia.

Es una persona entusiasta y optimista, que ríe y disfruta en los momentos festivos, mas llora con los que atraviesan momentos tristes, de dolor… Todos sus compañeros piensan en ella con respeto, cariño y gratitud, pues ha sido la primera en visitar al enfermo o en mostrar su solidaridad si alguno afronta un problema de cualquier índole.

Con su persona se hace realidad lo que dijera el poeta: “¿Quién dijo que todo está perdido? Yo vengo a ofrecer mi corazón…”.

 

Trayectoria laboral y política

Ha participado en muchas jornadas científicas, presenciales o virtuales, así como en numerosos eventos nacionales e internacionales, cursos, fórums de generalización o de otro tipo, convocados por las secciones sindicales de las que ha sido miembro o por el nivel superior, ya sea la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba o el CNICM. A continuación se citan los más relevantes:

 

Jornada Científica por el 40 aniversario del Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas de Holguín y el 20 de Infomed.

I Jornada Virtual. I Coloquio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en Aplicaciones Educativas

Cursos dirigidos desde el Campo Virtual de Salud

LILDBI-WEB versión 1.6 (impartido en la BMN/Infomed)

Taller Internacional EBSCO

 

Igualmente, se le han otorgado condecoraciones y certificados por su abnegada trayectoria como trabajadora, a saber:

 

Medalla Piti Fajardo por los 20 años de labor ininterrumpida en el sector de la salud.

Certificado Avanzada del quinquenio (5 años consecutivos como trabajador de avanzada).

Certificado Maestro obrero voluntario en la batalla por alcanzar el 6to y el 9no grado.

Certificado Colaborador docente.

Certificado Cumplidora con la Emulación Socialista (en disímiles ocasiones).

 

Ha compartido la autoría en los siguientes artículos, de gran relevancia para el desarrollo y funcionamiento del sistema de información científica provincial:

 

“Surgimiento y desarrollo de las bibliotecas médicas en Santiago de Cuba”

“Publicación científica: una mirada crítica al quehacer de la red de bibliotecas médicas de Santiago de Cuba”

“Diseminación Selectiva de la Información. Espacio vital para nuestros usuarios priorizados”

“Importancia de los repositorios para preservar y recuperar la información.”

 

Cabe destacar su importante participación como miembro del Consejo de Dirección del Área de Defensa 55 y Política en la Unidad de Artillería Antiaérea 3325.

Sus cualidades profesionales la distinguen de manera particular, pues Mirtha Yris Cedeño Rodríguez simboliza tenacidad y constancia, no solo al brindar lo mejor de sí en la atención a cada usuario, sino también en la formación de las nuevas generaciones de bibliotecarios. Mirthica, como la llamamos la mayoría de sus compañeros, nos honró con su presencia durante 46 años de su vida, con la integridad de lo que debe ser un bibliotecario del siglo XXI (fig. 4).

 

Fig. 4. Mirtha Yris Cedeño Rodríguez en la actualidad

 

A través de estas líneas se ha querido reconocer la inestimable obra de quien ha trasmitido a muchos de su rico caudal de conocimientos como gestora de la información científico-médica y que, a nuestro modo de ver, resulta ser paradigma de la bibliotecología médica cubana.

 

 

Referencias bibliográficas

1. Díaz del Campo S. Breve reseña de las bibliotecas médicas en Cuba. ACIMED. 1993 [citado 07/12/2019];1(1). Disponible en: http://www.medisan.sld.cu/index.php/san/article/view/778

2. Duperet Cabrera E, Peña Fernández M, Monteagut Sánchez A, Calá Babastro G, Cedeño Rodríguez M. Surgimiento y desarrollo de las bibliotecas médicas en Santiago de Cuba. MEDISAN. 2007 [citado 06/12/2019];11(1). Disponible en: http://www. bvs.sld.cu/revistas/san/ vol 11_1_07/san03107.htm

 





Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.