El Dr. Esteban Roberto Regalado García y su fidelidad imperecedera a la Declaración de Principios de «Las Ardillas»

PERFIL BIOGRÁFICO

 

 

El Dr. Esteban Roberto Regalado García y su fidelidad imperecedera a la Declaración de Principios de "Las Ardillas"

 

Dr. Esteban Roberto Regalado García and his immortal fidelity to the Principles Declaration of "Las Ardillas"

 

 

Lic. María Antonia Peña Sánchez I y Dra. C. Ana María Nazario Dolz II
I Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas, Santiago de Cuba, Cuba.
II Hospital Provincial Docente Clinicoquirúrgico "Saturnino Lora Torres", Santiago de Cuba, Cuba.

 

 


RESUMEN

En este artículo se mencionan algunos aspectos de la acrisolada historia de vida del médico cubano Esteban Roberto Regalado García, quien el 27 de noviembre de 1960 fue designado por los estudiantes egresados del tercer curso de Medicina, después del 1ro de enero de 1959, para entregarle al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en un acto realizado en la escalinata de la Universidad de La Habana, una copia de la comunicación conocida como "Declaración de principios"; documento con fuerza de presente y presagio de futuro.

Palabras clave: historia de la medicina, biografía, cirujanos, fraternidades universitarias, Cuba.


ABSTRACT

In this work some aspects of the purified life history of the Cuban doctor Esteban Roberto Regalado García are mentioned, who on November 27th, 1960 was designated by the students graduated from the third course of Medicine, after January 1st, 1959, to present the Commander in Chief Fidel Castro Ruz, in a ceremony that took place in the Havana University steps; with a copy of the communication known as "Declaration of principles"; a document with present force and future presage.

Key words: history of medicine, biography, surgeons, university fraternities, Cuba.


 

 

INTRODUCCIÓN

La escalinata de la Universidad de La Habana es uno de los sitios más representativos de Cuba, por lo que sería imposible escribir la historia de este país sin mencionarla.

Con motivo de la celebración en La Habana de la Sexta Conferencia Panamericana (febrero-marzo de 1928), la inauguración de esta escalera se correlacionó con la apertura del Presidio Modelo de la Isla de Pinos, puesto que ambas construcciones fueron utilizadas para la propaganda en el programa de festejos por la visita colectiva de varios presidentes, entre ellos el de los Estados Unidos.

A partir de la gran manifestación estudiantil del 30 de septiembre de 1930, la escalinata de la Universidad de La Habana devino un símbolo imperecedero de la rebeldía contra la dictadura de Machado y, posteriormente, de las jornadas heroicas contra la segunda satrapía de Fulgencio Batista (1952-1958).1

En la historia nacional, asimismo en la historia de la medicina en particular, son incontables los trascendentales hechos acaecidos en este lugar; tantos que sería imposible enumerarlos en tan pocas líneas, por lo que solo se referirán el protagonizado por la Fraternidad "Las Ardillas",2 egresados del tercer curso después del 1ro de Enero de 1959, y algunos aspectos de la acrisolada historia de vida del médico cubano Esteban Roberto Regalado García, presidente de la paradigmática graduación, porque " …conocer e imitar las mejores virtudes de las personalidades de la Historia Nacional es un medio ideal para fomentar valores...".3

Dicho curso inició sus actividades docentes en la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana en septiembre del año 1952, seis meses después del golpe de estado del dictador Fulgencio Batista.

La lucha armada contra la tiranía batistiana había obligado a cerrar las aulas universitarias en 1956; ya se combatía en todo el país y el alto centro de estudios era uno de los frentes de combate.

Triunfó la Revolución, y no fue hasta el 11 de mayo de 1959 en que se pudo reabrir la Universidad y reiniciar el curso académico.

Comenzaba a construirse una nueva sociedad, más justa y humana; el imperialismo norteamericano emprendió las agresiones de todo tipo: sabotajes, actos terroristas, y las primeras manifestaciones de bloqueo económico, financiero y comercial, incluido el robo de cerebros, que provocó que de 6 mil médicos en el país, para atender una población de unos 5 millones de habitantes, unos 3 mil abandonaran su Patria, mientras el resto estaba concentrado fundamentalmente en las grandes ciudades, sobre todo en la capital.

Fueron años muy difíciles, y el enfrentamiento entre las ideas retrógradas del sistema capitalista y la nueva sociedad que daba sus primeros pasos, generaban focos de tensión en la isla y en la Universidad, donde la confrontación fue más evidente.

En medio de la lucha de clases e ideológica que se generaba, hubo grupúsculos de antiguos lidercillos universitarios y de otros que no actuaban de mala fe, solo estaban confundidos, quienes comenzaron a realizar demandas económicas a la Revolución.

Para enfrentar aquellas exigencias se organizaron "Las Ardillas", cuyos miembros confeccionaron un documento donde se manifiesta su decisión de servir a los más desposeídos en cualquier lugar de la isla de Cuba.

El manuscrito original fue redactado y firmado primeramente por 7 compañeros; he aquí, para la memoria histórica y el justo reconocimiento del pueblo y la comunidad científica, sus nombres: José Ricardo Güell González, Julio López Benítez, Alberto Mora Docampo, Eustaquio Remedios de los Cuetos, Esteban Regalado García, Armando Valdés Valdés y Ángel Luís Torres Santrayil.

Posteriormente, en el mes de septiembre de 1960, fue aceptado por la mayoría de los estudiantes en una memorable asamblea celebrada en el anfiteatro del Hospital Universitario "General Calixto García".

De este manuscrito surgió el compromiso definitivo que fue entregado, el 27 de noviembre de 1960, al Comandante en Jefe Fidel Castro en la escalinata de la Universidad de La Habana.

 

El Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz recibe la "Declaración de Principios".

Dos meses después de haberse aprobado la Declaración de Principios por "Las Ardillas", se recibió la noticia de que el máximo líder de la Revolución cubana hablaría el 27 de noviembre en la escalinata de la Universidad.

Aquella noche, antes del inicio del acto para rendir homenaje a los 8 estudiantes de medicina fusilados injustamente el 27 de noviembre de 1871, el presidente del curso, Esteban Regalado García, entregó al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz la comunicación conocida como "Declaración de Principios".

Al recibirla, Fidel le hizo algunas preguntas, comprendiendo rápidamente el objetivo y contenido de esta.

En el discurso pronunciado ese día, Fidel leyó íntegramente el compromiso recibido y expresó:4 "…los propios estudiantes que hoy o en los próximos días se gradúan de médicos, enviaron al gobierno revolucionario un documento que es para ese grupo un orgullo…".

Pero ¿cuáles eran las razones que tuvieron "Las Ardillas" para confiarle a Esteban Regalado García tan honrosa responsabilidad?

En aquella etapa, cuando todavía era el joven Esteban, sus condiscípulos y educadores nos dan la respuesta con las siguientes palabras:

"Oriente, ese bravo pedazo de nuestra querida Cuba, hace algunos años mandó a nuestra Escuela a este buen muchacho de carácter tan noble como tan franco y cordial; buen amigo, servicial. ¿Quién no conoce al grande y sincero revolucionario que es Macho? Su tesón y amor a las causas que emprende lo han hecho triunfar tanto en la empresa revolucionaria como en la científica. Buen médico, gran espíritu patriótico y honestidad probada, todo eso le encaja perfectamente. Tan solo buenos recuerdos ha dejado a su paso por las aulas universitarias. Y no repetimos lo que ya se sabe; y no diremos nada más de Macho, si acaso que es un compañero inolvidable".
FELICIDADES MACHO

 

Un médico al servicio de la Patria

"A la Patria no se le puede servir por el beneficio que se pueda sacar de ella, sea de gloria o de cualquier otro interés, sino por el placer desinteresado de serle útil".

José Martí

Reflejar en tan pocas cuartillas el quehacer del Dr. Esteban Regalado García, como cirujano general durante cuatro décadas, profesor dedicado a la formación de médicos por más de medio siglo y combatiente de la Revolución por más de 60 años, es prácticamente imposible; de manera que en este artículo las autoras solo intentarán un acercamiento a su fructífera vida y obra.

El doctor Esteban Regalado García nació en la ciudad de La Habana el 12 de septiembre de 1933, en el seno de una familia pequeño burguesa, conformada por sus padres Nicodemus Regalado León y Delia García Marrero. Es el mayor de 10 hermanos: Ernesto, Eduardo, Ricardo, Minerva, Marta, Ángel, María Antonia, Isabel y Matilde; estos 4 últimos ya fallecidos. Toda su familia fue fundamental para él en su posterior desarrollo.

Su procedencia familiar le permitió tener una infancia, adolescencia y juventud sin grandes necesidades económicas. Cursó los primeros estudios en La Habana, al comienzo en escuelitas privadas y después en un colegio religioso (Los Hermanos Maristas). Se graduó de Bachiller en el Instituto de Segunda Enseñanza de la capital de Pinar de Río. Aunque aprendió el idioma inglés, graduándose en la Escuela Lincoln de Ciudad de La Habana, habla solamente el español.

Inspirado desde muy niño en la profesión de su padre, matriculó en la carrera de Medicina en la Universidad de La Habana en septiembre de 1952, el mismo año en que se produjo el golpe de estado de Fulgencio Batista.

Este centro influyó extraordinariamente en su formación como revolucionario y combatiente.  En el prólogo de su libro “Historia de una vida dedicada a la salud del pueblo” (inédito), se refiere a aquella etapa de la siguiente manera:

«La primera vez que empiezo a conocer y rechazar la brutalidad de aquel sistema, las lacras sociales que existían, la explotación a los trabajadores, la politiquería y la dependencia de nuestra soberanía y libertad, fue en el año 1952 cuando ingreso en la Universidad de La Habana y comienzo a relacionarme con compañeros que ya luchaban contra todo aquello. Es en este centro donde poco a poco voy alcanzando conciencia de la necesidad de luchar por una sociedad más justa y equitativa. En 1953 ocurren los ataques a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes y poco después puedo leer la "Historia me absolverá". Así fui adquiriendo los elementos necesarios para definir mi vida y saber lo que tenía que hacer».

En esta alta casa de estudios participó en múltiples acciones convocadas por la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y se incorporó al Movimiento de Resistencia Cívica que allí se producía desde el 10 de marzo de 1952.

Aunque su participación como revolucionario era muy activa, no descuidaba el estudio de las asignaturas básicas de la carrera, y al comenzar el tercer año comenzó a laborar en las salas del Hospital Universitario "General Calixto García".

De aquellos años recuerda con admiración y respeto a sus profesores.

 

Incorporación al Ejército Rebelde

En la Universidad la agresividad policial era cada vez mayor y Esteban Regalado comenzó a trabajar en la clandestinidad. Una delación lo obligó a salir de La Habana; regresó a casa de sus padres en Buenaventura, municipio de Calixto García, Holguín.

Se puso en contacto con miembros del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, y en enero de 1958 se unió al Ejército Rebelde en los llanos del Cauto, bajo el mando del capitán Orlando Lara Batista, en el IV Frente Simón Bolívar (figura 1).

En la guerrilla, además de cumplir sus tareas como médico, participó en otras acciones, en las que se destacan el ataque al cuartel de Mir y la toma y liberación de ese poblado.

 

Una semana con el Señor de la Vanguardia (fragmentos extraídos de su libro inédito)

«Transcurría el 31 de marzo del año 1958 y Camilo Cienfuegos, en ese momento capitán del Ejército Rebelde, iniciaba operaciones militares en los llanos del Cauto al frente de su destacamento rebelde. Dos días después de los acontecimientos ocurridos en la huelga de abril, llega con sus hombres a nuestro campamento.

La primera vez que vi a Camilo tuve una impresión muy agradable. Él supo que yo era un estudiante universitario del último año de la carrera de medicina y se le dio información sobre la labor que realizaba en el campamento.

Desde el primer momento me trató como si ya yo fuera un médico graduado pues esas eran mis funciones en el campamento rebelde y de inmediato estableció conmigo repetidas conversaciones donde el tema político, la ideología revolucionaria y el futuro de la nación cubana eran abordados con mucha frecuencia.

Camilo nos habló de Fidel, de sus ideas revolucionarias, de las cosas que se pensaban hacer al triunfo de la rebelión armada, del pago que tendrían que enfrentar los criminales de guerra.

Su presencia, su carácter afable, su disposición permanente para explicar cada medida que se tomaba, hacían que sus órdenes fueran respetadas. Lo vimos jugar pelota con los combatientes en momentos de esparcimiento y a pesar de la tensión que vivíamos por aquellos días y la falta de información que se tenía todavía sobre los resultados de la huelga de abril que a todos nos tenía muy preocupados. Lo vimos siempre dispuesto a compartir con todos los compañeros y sobre todo preocupado por el estado de sus hombres, saber sus inquietudes, era el último en servirse la comida y jamás utilizó su jerarquía para obtener ningún tipo de privilegio por mínimo que este fuera. Entre nuestra tropa, Camilo se ganó rápidamente el respeto que todos los hombres que lo acompañaban le tenían.

El último recuerdo personal que tengo de Camilo fue una conversación que tuvimos el día 18 de abril cuando todos celebrábamos su ascenso a Comandante, la noticia había llegado al campamento por intermedio del compañero Reyes que la había oído por Radio Rebelde. Esa tarde, ya Camilo tenía la orden de regresar a la Sierra Maestra, me propone ir con él para que pueda conocer a Fidel y valorar mi futura ubicación. Aquella propuesta fue para mí una noticia formidable pues siempre había tenido la aspiración de conocer al Máximo Líder de la Revolución. Yo le agradecí a Camilo la proposición y le expliqué que ya yo tenía varios meses en la zona, que era el único médico que había allí y que pudieran crearse dificultades por mi ausencia sin que nadie me sustituyera. Yo atendía a los compañeros de la tropa y a los campesinos de la zona y poco a poco me había hecho necesario con mi labor. Camilo quedó pensativo y me respondió, "creo que tienes razón, no es el momento de sacar el médico de aquí, en la próxima oportunidad irás a conocer al compañero Fidel".

Yo permanecí en el campamento y esa noche despedimos al querido Comandante con el cual habíamos compartido una semana inolvidable.

Hoy no lamento mi decisión pues no abandoné mi puesto de trabajo ni a mis compañeros y Camilo lo consideró una actitud correcta, él mismo era un ejemplo de lealtad, sin embargo, me quedé con el profundo deseo de conocer personalmente a Fidel».

 

Terminación de sus estudios universitarios

En abril de ese año se produjo el combate del Salvial; fecha en la que tuvo la desdicha de caer prisionero. Después de cumplir la sanción impuesta en un peculiar juicio, fue nuevamente encarcelado por el Servicio de Inteligencia Militar de la tiranía. Aunque se le sometió a fuertes interrogatorios, nunca delató a ningún compañero. Posteriormente marchó al exilio en el hermano pueblo de Méjico y allí lo sorprendió el triunfo de la lucha armada contra la dictadura.

Al regresar a Cuba, se reincorporó a las aulas de la Universidad y se dedicó al estudio, de la misma manera a cumplir con las tareas en defensa de la Revolución.

Por su profunda identificación con la causa revolucionaria actuó como fiscal en los juicios de unos 50 profesores que habían sido adeptos de la dictadura o que habían obtenido sus plazas de manera fraudulenta; asimismo en julio de 1959 integró la Comisión Técnica Hospitalaria que analizaría el proyecto de reforma para los hospitales universitarios.

Se incorporó a las milicias universitarias y el 27 de noviembre de 1959 participó en el histórico desfile de las Brigadas Estudiantiles "José Antonio Echeverría". Ese mismo mes, el día 30, es seleccionado como alumno becado del Hospital Universitario "General Calixto García".

Noviembre y diciembre de 1960 serían para él inolvidables: en el primero tuvo el alto honor de ser designado por sus condiscípulos para entregar personalmente al Comandante en Jefe Fidel Castro el documento aprobado por "Las Ardillas", y en el segundo obtuvo su graduación como médico.

Concluidos los estudios universitarios con excelentes calificaciones comenzaba una nueva etapa de su vida.

 

Servicio médico social rural

En esa época había una gran insalubridad en los campos cubanos, las condiciones de trabajo eran pésimas, pues en muchos lugares no existían viviendas para los médicos, tampoco hospitales ni consultorios y escaseaban los recursos necesarios para cumplir la función sanitaria.

Con el objetivo de preparar a estos jóvenes recién graduados para el trabajo en las áreas rurales, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) había organizado una serie de cursos de posgrado en especialidades fundamentales, tales como ginecoobstetricia, pediatría, medicina interna, y otras actualizaciones en temas de salud pública.

Los cursos duraron dos meses, y el 1ro de marzo de 1961 "Las Ardillas" salieron a cumplir su primera tarea en el Servicio médico social rural (SMSR), que esta vez duraría 14 meses. Comenzaron en marzo de 1961 y concluyeron en abril de 1962. Las dos graduaciones anteriores, que fueron las primeras en efectuarla, lo habían hecho por 6 meses, con éxito.

La distribución del personal en los diferentes lugares del país se realizó en el MINSAP, con la participación de Esteban Regalado y otros compañeros de su curso junto a dirigentes de dicha entidad. Los matrimonios y compañeros con dificultades físicas o de mayor edad fueron ubicados en lugares donde existían mejores condiciones de vida. No hubo reclamaciones ni disgustos; la misión se cumplió y la evaluación general del trabajo realizado fue satisfactoria.

A continuación se transcriben fragmentos del texto con la noticia que anunció este acontecimiento:

 

Graduados de medicina a la Sierra Maestra

"Acto efectuado anoche en la Escuela de Medicina, en el que los graduados de esa Facultad y los de Odontología reiteraron su decisión de partir rumbo a las zonas rurales a prestar sus servicios al campesinado.

Haciendo uso de la palabra el presidente del curso de Medicina que ahora se gradúa, Esteban Regalado" (figura 2).

En la presidencia se encontraban los dirigentes de la FEU Delfo Ochoa y Ricardo Alarcón, el Ministro de Salud Pública José Ramón Machado Ventura, el doctor Pedro Baeza, el profesor Roberto Guerra y el secretario de Relaciones Exteriores de la FEU, José Venegas. Asistieron, igualmente, Faustino Pérez, Oscar Fernández Mell, José Antonio Presno Albarrán y Federico Sotolongo, entre otras personalidades.

El Dr. Regalado García se trasladó hasta Guantánamo, de donde partiría hacia Bernardo en Baracoa. Los compañeros José Miyar Barrueco (Chomy) y René Lorié Pérez, responsables a nivel nacional del SMSR, lo acompañaron hasta el lugar donde cumpliría su trabajo.

Desde el primer día tuvo que enfrentarse a los innumerables y gravísimos problemas de salud generados por la desidia de los anteriores gobernantes: la anemia, el parasitismo intestinal, los cuadros diarreicos, la hipertensión arterial, la desnutrición, entre otros males que azotaban al campesinado cubano y que figuraban como habituales motivos de consulta.

Era también muy frecuente ver niños aquejados de tétanos neonatal; muchos fallecían y eran enterrados en los patios de sus casas, por lo que no se les registraba en las estadísticas de mortalidad infantil.

Corroboró entonces que la labor en el SMSR no podía ser solamente asistencial. Eran muchas las dificultades a los que este galeno tenía que enfrentarse, por lo que, al igual que sus otros colegas, quienes también laboraban en los lugares más intrincados del país, desarrolló planes de vacunación, charlas sanitarias, entre otras labores de la salud (figura 3).

Paralelamente a su trabajo como médico, apoyaba la constitución de las diferentes organizaciones políticas y de masas (Comités de Defensa de la Revolución, Federación de Mujeres Cubanas, Unión de Jóvenes Rebeldes, Milicias Nacionales Revolucionarias). Igualmente se creó el primer núcleo de la Organizaciones Revolucionarias Integradas, del cual fue elegido como Secretario General; esto le brindó la posibilidad de mantener un vínculo más estrecho con las estructuras que intervendrían para lograr elevar la calidad de vida de la comunidad.

Allí permaneció durante 15 meses en una lucha titánica contra las adversidades, y cuando terminó el tiempo establecido, ya estaban las condiciones creadas para inaugurar en la zona el primer policlínico.

En ese lugar conoció a la maestra voluntaria de una escuela en el Zapote, Ramona Miranda Santana, su amorosa y leal compañera durante 55 años, que había iniciado su trabajo educativo en aquella intrincada zona, de la cual se enamoró y con quien se casó el 10 de junio de 1961, en la ciudad de Cienfuegos, de donde ella era oriunda.

De esta unión nacieron sus hijos Esteban (especialista en soldadura), Elsa y Ester María (especialistas en computación); los tres graduados en la Unión Soviética. La familia la completan felizmente sus nietas Lisset, Alejandra y Marina, porque como dijera José Martí:5 "La única verdad de esta vida, y la única fuerza, es el amor. En él está la salvación, y en él está el mando. El patriotismo no es más que amor. La amistad no es más que amor. Y la única almohada en que se descansa de la pena y fealdad que se ve, es el hogar donde la modestia se ha puesto la corona de la honra, y solo hay sonrisas para la abnegación y la sinceridad".

 

Incorporación al Plan Santiago

El Dr. C. Reinaldo Roca Goderich, médico cubano de reconocido prestigio a nivel nacional e internacional, lamentablemente fallecido en el 2014, calificó al Plan Santiago como "la heroicidad con la cual se inició la docencia médica en Santiago de Cuba". En su artículo "Instauración de la docencia médica en Santiago de Cuba"6 el eminente Profesor menciona al Dr. Esteban Regalado entre los profesionales que formaron parte esencial de aquella hazaña y que "se entregaron en cuerpo y alma a la docencia".

En relación con su decisión de trabajar en Santiago de Cuba, el propio Dr. Regalado García expresa:

«Cumplido mi servicio social con evaluación de excelente por parte de mis superiores, recibí un día la visita del compañero José Manuel Miyar Barruecos (Chomy) que me hace la siguiente pregunta: " ¿Qué quieres hacer ahora?".

Mi respuesta fue: "Voy a donde la Revolución me necesite", y Chomy, sin perder un minuto me dice: "Te necesito en el Hospital Saturnino Lora de Santiago de Cuba donde pronto iniciaremos el Plan Santiago". Y para allá fui. Comencé a trabajar el 2 de junio de 1962, el mismo año de la fundación en esta oriental provincia de la segunda Escuela de Medicina de Cuba, en esa época no existía la división política administrativa actual, era la provincia de Oriente que se extendía desde los límites de Camagüey hasta Guantánamo y Baracoa. Yo me incorporé al staff médico del hospital con 12 compañeros de mi curso. En mi caso como interno y médico general, pero adjunto al Servicio de Cirugía; todavía no existían las residencias y se iniciaban los primeros pasos para convertir al hospital en una unidad docente».

Su primera responsabilidad en ese centro fue la de Jefe de Internos y responsable del Departamento de Urgencias, pero también se ocupaba de la atención a la sala de penados; tarea que cumplió durante varios años y que duró hasta que ese servicio fue trasladado a otro centro.

El 5 de octubre de 1963 es admitido en la residencia de Cirugía, comenzando por el segundo año, en consideración al trabajo que había desempeñado en esa especialidad.

Unos años después, el 14 de abril de 1966, obtuvo la condición de Especialista de Primer Grado en Cirugía General, y en 1987 la de Segundo Grado.

 

Responsabilidades científicas y administrativas en el Hospital "Saturnino Lora"

El 15 de febrero de 1964 -- aún era residente -- fue designado subdirector técnico del Hospital, que atendía entre otras funciones el frente de enfermería. Esta tarea, liberado ya de la responsabilidad del Departamento de Urgencias, fue cumplida exitosamente y se mantuvo en ella hasta que el 1ro de octubre de 1967 fue designado Director del Hospital.

En noviembre de ese mismo año fue nombrado Instructor no Graduado de la Cátedra de Cirugía, y en junio de 1966, el profesor Abdo Hernández, prestigioso profesional que ayudaba extraordinariamente en la formación de los cirujanos, lo propuso como Instructor Graduado y refirió: "Dicho compañero posee los conocimientos técnicos, científicos y pedagógicos necesarios para ser nombrado en dicho cargo".

Su trabajo como Director del Hospital, en la época difícil y compleja que vivía la Patria, fue muy arduo y tuvo que enfrentar retos de todo tipo para llevar adelante aquella institución. Es imposible, en el marco de este escrito, relatar todas sus experiencias en el cumplimento de esta tarea, pero hay una anécdota que se desea destacar y que en su libro él comenta:

«…Al ocupar ese cargo, el hospital presentaba múltiples deficiencias de todo tipo y yo me preguntaba cómo poder enfrentar y resolver aquellas situaciones. Se me ocurrió utilizar al fotógrafo del hospital y con él revisé todas las áreas de ese centro, cada vez que veía una deficiencia le decía: "retrátame eso". Así acumulé más de 300 fotos tomadas en todos los pisos y en los turnos de trabajo de mañana, tarde, noche y madrugada. Con ellas hice una exposición en el vestíbulo central del hospital e invité a autoridades políticas, sociales y de la salud a verla, vino hasta el entonces Ministro de Salud Pública el Dr. Heliodoro Martínez Junco. Pedí permiso a los niveles superiores y posteriormente invité al pueblo de Santiago de Cuba a ver la exposición. Reuní a los diferentes jefes de departamentos del hospital incluyendo al administrador y les dije: "A medida que ustedes resuelvan cada deficiencia los autorizo a retirar la foto de la exposición", poco a poco fueron desapareciendo todas hasta que prácticamente eliminamos la exposición...»

El 12 de mayo de 1969 renunció al cargo de director de la institución, pues su salud se había deteriorado ostensiblemente y las exigencias para tan alta responsabilidad ya no podía asumirlas del mismo modo.

Por necesidad del servicio quirúrgico se mantuvo trabajando en el hospital y el 1ro de mayo de 1970 fue promovido a Profesor Auxiliar de la asignatura.

En abril de 1971 se desarrolló en La Habana el I Congreso de Educación y Cultura; su trabajo titulado "El Hospital Escuela" fue seleccionado en la provincia oriental para ser presentado en el importante cónclave nacional; este puede ser consultado en el Centro de Documentación e Información Pedagógica del Ministerio de Educación (hemeroteca).

 

Incorporación al staff médico del Hospital "Comandante Manuel Fajardo"

El 20 de diciembre de 1971 recibió la carta de presentación firmada por el Director Provincial de Salud Pública, Dr. Pedro Ascuy Rodríguez -- dirigida al Dr. Narey Ramos Domínguez, director nacional de Asistencia Médica --, para incorporarse a trabajar en el Hospital "Comandante Manuel Fajardo".

Este documento reconocía tres aspectos fundamentales de su trabajo médico en la provincia oriental, que calificaba como muy meritorio, a saber:

1. Fungió como médico en Bernardo, Baracoa, donde realizó un servicio médico social ejemplar.
2. Asumió la dirección del Hospital Provincial "Saturnino Lora" en momentos críticos y aunque la desempeñó a cabalidad, fue a expensas de su salud y terminó renunciando.
3. Ha trabajado como especialista de Cirugía, tanto en la asistencia como en la docencia, y es criterio de la Provincia que las ejerció con gran calidad.

 

Responsabilidades docentes, asistenciales, administrativas y sindicales en el Hospital "Comandante Manuel Fajardo"

El 1ro de febrero de 1972 comenzó su labor docente y asistencial en su nuevo centro de trabajo (clases teóricas, turnos quirúrgicos, consultas externas y las guardias físicas) e igualmente se incorporó a todas las actividades sindicales.

Allí ocupó los siguientes cargos:
• Jefe de un Grupo Básico de Trabajo.
• Presidente del Comité de Evaluación de Intervenciones Quirúrgicas del Servicio de Cirugía General.
• Jefe de la Sala de Cuidados Intermedios Quirúrgicos (1975-1996).
• Subdirector del Hospital "Comandante Manuel Fajardo".
• Jefe del Servicio de Cirugía y Profesor Principal de la asignatura; era la primera vez que estas dos funciones eran cumplidas simultáneamente por una sola persona.
• Secretario General del Sindicato de las Ciencias a nivel del Hospital (1993-1996).

Asimismo presidió en el Hospital el Buró de la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores e integró la Unidad Militar 2203.

Por el convencimiento profundo de la importancia de la colaboración médica para ayudar a resolver los graves problemas de salud que azotan a la humanidad, el Dr. Regalado, como otros miles de trabajadores de la salud, ha brindado su ayuda solidaria en otros países del mundo: en 1982 en Sao Tomé y Príncipe y en 1987 en la República Popular de Angola.

 

ÚLTIMA ETAPA EN LA VIDA LABORAL DEL DOCTOR ESTEBAN REGALADO GARCÍA

El 22 de diciembre de 1997 recibió oficialmente la condición de Profesor Consultante.

Había dejado el trabajo activo como cirujano, pero se mantenía ejerciendo la función docente; también realizaba sus tareas como Secretario General del Sindicato de las Ciencias del hospital.

Finalmente concluyó su vida laboral activa. Aunque intentó reincorporarse al trabajo hospitalario, la opinión de los médicos que lo atendían hizo que abandonara esa decisión, pues su estado de salud se había deteriorado considerablemente.

 

Órdenes y condecoraciones recibidas

A lo largo de su rica trayectoria como médico, cirujano y profesor, el Dr. Regalado se ha hecho acreedor de numerosas condecoraciones y reconocimientos. A continuación se mencionan los más relevantes:

• Medalla Combatiente de la Lucha Clandestina.

• Medalla Combatiente de la Guerra de Liberación.

• Medallas correspondientes a los aniversarios 30, 40,50 y 60 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

• Diploma de Reconocimiento por el 50 Aniversario de la graduación como médico en virtud de su consagración a la salud del pueblo durante todos estos años y por su fidelidad a la Patria, firmado por el Dr. Roberto T. Morales Ojeda, ministro de Salud Pública (este Diploma rendía justo homenaje al Aniversario 50 de la graduación de la Fraternidad de "Las Ardillas").

• Sello y Certificado conmemorativo del 35 aniversario del Hospital Provincial " Saturnino Lora" de Santiago de Cuba. En esa conmemoración a la que fue invitado, presentó dos trabajos científicos y le otorgaron los diplomas correspondientes.

• Distinción por la Educación Cubana.

• Sello conmemorativo Miembro Fundador de la Milicia Universitaria creada el 26 de octubre de 1959.

• Reconocimiento como Presidente fundador de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en su circunscripción.

• Diploma de Reconocimiento por la abnegada labor en la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana durante los 15 años que la presidió en su comunidad, firmado por el Comandante Juan Almeida Bosque.

• Diploma de Mérito conferido por el Ministerio de Salud y Deportes de la República Democrática de Sao Tomé y Príncipe por el cumplimiento de la misión internacionalista en ese país.

• Medalla otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba por el cumplimento de la misión internacionalista en la República Democrática de Sao Tomé y Príncipe.

• Medalla otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba por el cumplimento de la misión internacionalista en la República Democrática de Angola.

• Certificado como Miembro Fundador del Grupo de Cirugía en la República Popular de Angola.

• Diploma "Por sus 25 años manteniendo una conducta consecuente con la construcción del socialismo, cumpliendo el humano deber de cuidar la salud de nuestro pueblo", firmado por el Ministro de Salud Pública, el Dr. Sergio del Valle Jiménez.

• Diploma de reconocimiento por los 30 años de trabajo en la Salud Pública, firmado por el Ministro de Salud Pública Dr. Julio Teja Pérez.

• Vanguardia Nacional de la Salud Pública durante 5 años consecutivos.

• Diploma de Vanguardia Provincial del Sindicato de Trabajadores de las Ciencias.

• Certificado de Mejor Trabajador a nivel del municipio Plaza de la Revolución durante dos años consecutivos.

• Premios provinciales del fórum.

• Certificado de la Comisión Municipal de Ciencia y Técnica del municipio de Plaza de la Revolución por haber obtenido premios en trabajos presentados en el VIII Fórum de Ciencia y Técnica.

• Personalidad Destacada del Fórum Provincial de Ciencia y Técnica.

• Placa Conmemorativa "70 Aniversario de la Sociedad Cubana de Cirugía", distinción creada por la Resolución No. 188 del 24 de diciembre de 1998 del Ministerio de Salud Pública.

• Investigador destacado de las ciencias en varias oportunidades, según Resolución del Ministerio de Educación Superior.

• Diploma de Anirista destacado a nivel provincial en 1992.

• Diploma de la Dirección Provincial de Salud Pública por su dedicación a la Medicina Intensiva.

• Diploma de Reconocimiento otorgado por el Buró Ejecutivo Provincial del Partido Comunista de Cuba en La Habana, «por la vida consagrada al triunfo de la Revolución en su Aniversario 55».

• Distinción "28 de Septiembre".

• Medalla Manuel "Piti" Fajardo.

Cabe destacar que el Dr. Regalado García es Miembro Titular de la Sociedad Cubana de Cirugía. Su trabajo profesional estuvo siempre relacionado con la actividad quirúrgica, tanto en lo asistencial como en la docencia. A modo de resumen solo se enunciarán algunos de sus principales aportes a la salud pública.

Se incorporó a la docencia como Instructor no graduado en 1964, y en 1970 fue promovido a Profesor Auxiliar. Se desempeñó como Jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Provincial Docente Clinicoquirúrgico "Saturnino Lora Torres" y fue profesor principal de la asignatura en los años 1994 y 1995.

De igual forma ha recibido 23 cursos de posgrado y ha impartido un total de 14, además asistió a unas 50 actividades científicas en congresos nacionales e internacionales, simposios, talleres, exposiciones, incluidas 9 jornadas de profesores consultantes.

En 1975, cuando laboraba en el Hospital "Comandante Manuel Fajardo", los enfermos con afecciones que requerían intervención quirúrgica ya operados o no y pudieran presentar algún riesgo para su evolución satisfactoria, ingresaban en salas generales, pues no se contaba con unidades de cuidados especiales. En ese año, el Servicio de Cirugía creó con recursos limitados - una Sala de Cuidados Especiales, que posteriormente todos lograron convertir en una Unidad de Cuidados Intermedios Quirúrgicos. Desde su creación, en 1975, tuvo la responsabilidad de esta unidad y así pudo desarrollar, junto a otros compañeros, una labor científica de mayor calidad.

 

Colpostato: un nuevo instrumento quirúrgico

Creó este instrumento con el fin de facilitar la apertura de los fondos de saco vaginales en el curso de la histerectomía total abdominal, comprobándose posteriormente su valor en las especialidades de Urología y Proctología.

Presentó esos resultados en publicaciones periódicas de medicina y en sesiones de la Sociedad Cubana de Cirugía y en la de Obstetricia y Ginecología.

El instrumento está patentado con el No. 225882 y concedido por Resolución No. 1113.

 

Investigaciones con algunos resultados que merecen destacarse.

Estudió 50 pacientes con fístulas externas del tracto digestivo y comprobó la utilidad de los esquemas de tratamiento propuestos por el Servicio en la reposición hidroelectrolítica y nutricional. También estableció normas de conducta relacionadas con la indicación quirúrgica.

Realizó, además, investigaciones en relación con la conducta clínica a seguir en el caso de las várices esofágicas sangrantes. Obtuvo algunos resultados con el tratamiento quirúrgico de urgencia y tan pronto adquirieron algunos recursos, decidió pasar a la esclerosis de las várices por vía endoscópica y logró mejorar los resultados.

Con 20 años de experiencia en la atención intensiva del paciente operado, logró elaborar un texto con 32 capítulos que recogen el diagnóstico y tratamiento relacionados con las principales complicaciones que podían afectar a estos enfermos.

 

Publicaciones

Los resultados de algunas de sus investigaciones pueden ser consultados en 23 artículos divulgados en revistas científicas, materiales de apoyo para la docencia y 4 libros publicados: Manual de diagnóstico y tratamiento de las afecciones más frecuentes en la República Popular de Angola (durante la misión internacionalista, 1989), Manual práctico para la hidratación y nutrición del paciente quirúrgico (Editorial Ciencias Médicas -- ECIMED --, 1989), Abdomen agudo quirúrgico. Importancia de los signos invariantes. (ECIMED, 1993) y Sangramiento digestivo alto y bajo (ECIMED, 1994).

Como Profesor Consultante -- categoría que ostenta desde 1997 -- ha cumplido otras tareas, a saber:

- Elaboración de un texto aplicado a la asignatura de Cirugía, donde se incluyen situaciones problémicas y sus respuestas.
- Introducción del método de las invariantes en algunos temas de la asignatura.
- Redacción de una guía para la preparación, confección y selección del trabajo de terminación de la Residencia.
- Creación de un sistema automatizado de apoyo a la enseñanza de la asignatura, con preguntas problémicas, evaluación de resultados y justificación de sistema.
- Elaboración de temas quirúrgicos para uso del alumnado.
- Impartición durante un año de un curso para residentes de Cirugía con temas de cuidados intensivos en el paciente operado.

 

Otros datos sobresalientes sobre su trascendencia humana

El ambiente familiar del doctor Esteban Regalado era de patriotismo por la emancipación de Cuba y de un inmenso amor a su pueblo. Siente especial devoción por su madre, y de su padre manifiesta continuamente, en sus conversaciones con amigos y familiares, que fue quien le inculcó su vocación por la medicina. Al triunfar la Revolución, el Dr. Nicomedus Regalado León7 continuó brindando atención médica a la población desde su clínica, la que a, su muerte, pasó a ser el Hospital Municipal que hoy lleva su nombre en Buenaventura, municipio de Calixto García, en la provincia de Holguín.

Quienes conocen al Dr. Esteban Regalado García, hijo, esposo, padre ejemplar; compañero y amigo leal, saben que no consiente situaciones indefinidas y que sus convicciones patrióticas y revolucionarias le han permitido afrontar circunstancias muy dolorosas y seguir adelante.

Amante de la lectura, confiesa que entre sus libros preferidos están las Obras Completas de José Martí y los publicados sobre Fidel Castro. Asimismo disfruta escuchar la música clásica y la campesina; reconoce que su color favorito es el rojo y entre las flores prefiere las rosas.

En su juventud jugaba béisbol en ligas juveniles y básquetbol en el Instituto de Segunda Enseñanza, pero con el tiempo se fue aficionando al ajedrez. Actualmente las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones han ganado espacio entre sus preferencias.

Su plena confianza en la Revolución cubana, su voluntad indestructible, su gran optimismo, lo han mantenido fiel a la Declaración de Principios de "Las Ardillas".

 

ALGUNAS CONSIDERACIONES GENERALES

"Ejemplo de novicios, báculo de principiantes, orgullo de la patria y motivo de culto y veneración, tanto es y aún es poco, la canosa ancianidad".

  José Martí

Han pasado 57 años de aquellos históricos acontecimientos. De los casi 300 médicos que se graduaron, hoy quedan un poco menos de 100; muchos han muerto gloria eterna a esos compañeros , otros ya no viven en Cuba y numerosas de estas octogenarias Ardillas se mantienen trabajando. A algunos la salud los ha obligado a jubilarse, pero no a retirarse; sin embargo, cada uno de ellos tiene la satisfacción de saber que han sido fieles a la Declaración de Principios.

El Dr. Esteban Regalado García constituye un ejemplo de esta paradigmática graduación.

A los 84 años, con una admirable frescura mental, está escribiendo un calendario histórico y cultural cubano donde ha logrado registrar aspectos esenciales de la historia y cultura de la Patria en más de 7 mil fichas, con información muy valiosa; terminó de escribir un libro que ha titulado «Historia de una vida dedicada a la salud del pueblo», el que presentará a ECIMED para su evaluación.

Hoy se mantiene activo en las filas del Partido Comunista de Cuba, en un núcleo de zona, responsable del frente ideológico y de los círculos de estudio sobre temas trascendentales de Cuba y el mundo.

A continuación se transcriben las palabras de su nieta Lisset Hernández Regalado, de 26 años de edad, diseñadora gráfica, graduada del Instituto Superior de Diseño.

 

¿Cómo hacer para homenajear a alguien que se lo merece todo?

"No existen palabras que estén a la altura de lo que él es y de lo que ha logrado. Toda la integridad y convicción de un pueblo dentro de una sola persona.

Esteban Regalado García es un hombre gigante que dedicó su vida a luchar por lo que cree, a pesar de no ser muchas veces el camino más fácil.

No conozco a un hombre más entregado a su profesión y a la vocación de ayudar a otros, lo que no interfirió nunca con su devoción a la familia.

Al escucharlo contar su vida es imposible contener la emoción, es fácil imaginarlo subiendo la Sierra Maestra, en un combate con los tiros pasando peligrosamente cerca; o sentado conversando con Camilo Cienfuegos. Operando a un paciente grave, en condiciones precarias en una misión internacionalista, dando un discurso en el aula magna de la Universidad de La Habana o rodeado de sus colegas y estudiantes compartiendo sus conocimientos.

Es muy fácil sentir admiración por él y es un honor para mí haber tenido la oportunidad de contar con él como ejemplo a seguir.

Es un honor llamarlo Abuelo".

Estas palabras escritas en nombre de la familia Regalado Miranda, además de reflejar el inmenso amor, respeto y admiración que sienten por Esteban Roberto Regalado García, retratan al médico cubano.

Su historia de vida así lo confirma.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. De la Torriente Brau P. Presidio modelo. La Habana: Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau; 2000 [citado 12 Sep 2017]. Disponible en: http://www.centropablo.cult.cu/wp-content/uploads/2017/02/presidio_modelo.pdf

2. Peña Sánchez MA, Guevara Núñez O. Fraternidad «Las Ardillas»: su impronta en la medicina revolucionaria cubana. MEDISAN. 2015 [citado 28 Ago 2017]; 19(12). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029 -30192015001200017&lng=eS

3. Leal Spengler E. El Historiador. En: V Taller de Historia Regional y Local. La Habana: [s.n.]; 2002.

4. Castro Ruz F. Discurso pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, en la escalinata universitaria, el 27 de noviembre de 1960 [citado 12 Sep 2017]. Disponible en: http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/1960 /esp/f271160e.html

5. Martí J. José Martí: obras completas. V 5. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 2011.

6. Roca Goderich JR. Instauración de la docencia médica en Santiago de Cuba. MEDISAN. 2002 [citado 12 Sep 2017]; 6(4). Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/san/vol7_4_02/san13402.htm

7. INFOMED. Red de Salud de Cuba. Efemérides de salud. 3 de agosto [citado 12 Sep 2017]. Disponible en: http://www.sld.cu/?iwp_post=2017%2F08%2F03%2F3%20de% 20agosto%2F11 4009&iwp_ids=11_4009&blog=2_serviciosaldia

 

 

Recibido: 27 de septiembre de 2017.
Aprobado: 24 de octubre de 2017.

 

 

María Antonia Peña Sánchez. Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas, calle 5ta nr. 51 entre Avenida Cebreco y calle 6, Vista Alegre, Santiago de Cuba, Cuba. Correo electrónico:ina@infomed.sld.cu



Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.